Select Page

Instrucciones Postoperatorias: Extracción de las Muelas del Juicio

Este vídeo cubrirá la información importante con respecto al cuidado postquirúrgico apropiado para la extracción de las muelas del juicio. Si le han programado para extraer sus muelas del juicio, será importante seguir estas instrucciones exactamente como son presentadas.

Dolor

El malestar es normal después de la extracción de los dientes. Si usted no es alérgico ni intolerante a las drogas antiinflamatorias no-esteroidales, comience a tomar ibuprofen (también conocido como Advil® o Motrin®) según lo indicado por su doctor al momento de su cirugía. Si usted es asmático, no tome el ibuprofen a menos que lo haya tolerado en el pasado. Si su dolor no es controlado con el ibuprofen solamente, también tome su narcótico prescrito. El ibuprofen y su narcótico prescrito se pueden tomar juntos. Asegúrese de tomar sus medicinas para el dolor con la comida; esto le ayudará a evitar la náusea. Recuerde, el medicamento narcótico para el dolor afectará su juicio y sus reflejos.

Sangrado

Los cojines de gasa deben colocarse directamente sobre los sitios de la extracción y sostenerse en el lugar con presión firme; la colocación adecuada le ayudará a no tragar sangre, que puede provocarle náuseas. Cambie los cojines de gasa cada 20–40 minutos. Cuando los cojines de gasa tengan poco o nada de sangre en ellos, ya no son necesarios. La cantidad de sangrado variará de persona a persona. La mayor parte de su sangrado se reducirá dentro de 3–4 horas, pero es común una pequeña cantidad de sangrado por hasta 24 horas.

No enjuague su boca el día de la cirugía; hacerlo puede prolongar su sangrado.

Si le han dado una jeringa de irrigación, comience la irrigación el tercer día después de la cirugía. Llene la jeringa con agua tibia salada y ponga la punta de la jeringa en el sitio de la extracción para limpiar. Haga esto 3–4 veces al día por 2 semanas y disminuya conforme se vaya curando el sitio quirúrgico.

Hinchazón

La hinchazón es normal después de cirugía y es una causa del malestar después de la extracción. La hinchazón alcanza su punto crítico normalmente el tercer día y después comienza a disminuir; puede bajar con el uso de una bolsa de hielo. Aplique la bolsa de hielo al lado de su cara por 10 minutos; transfiérala al lado opuesto por otros 10 minutos. Continúe enfriando la cara por las primeras 24 horas. No congele la piel. Las bolsas de hielo son útiles para las primeras 48 horas solamente. También, mantenga su cabeza elevada en 2 almohadas por 3–4 días. Estas medidas no eliminarán la hinchazón, pero sí le ayudarán a reducir su severidad.

Dieta

Para permitir que los coágulos de sangre se formen sin tocarlos, no coma durante las 2 horas siguientes a la cirugía. Usted puede comenzar con alimentos suaves y gradualmente elevar su dieta según lo tolere. Enfríe siempre las comidas o líquidos calientes durante las primeras 24 horas. Si le sedaron para la cirugía, no consuma comidas grasosas, cremosas, o aceitosas; estas comidas pueden causarle náusea. Usted debe consumir solamente comidas suaves durante la primera semana: por ejemplo, sopas, huevos, purés de papa, y pastel de carne están bien. Por 2 semanas (u 8 semanas si le sacaron las muelas del juicio inferiores), no coma alimentos duros, crujientes, o muy chiclosos, tales como panes europeos, borde de la pizza, carne, nueces, o palomitas. Para ayudar a prevenir la alveolitis seca, no utilice popotes por los primeros 3 días después de la cirugía.

Higiene Oral

Empiece a cepillar sus dientes el día después de la cirugía. Es importante cepillar todos sus dientes, incluso si los dientes y las encías están sensibles. La acumulación de placa bacteriana y comida cerca del sitio de la extracción retrasará la cura.

No fume al menos durante una semana. Fumar aumentará su sangrado; la nicotina y el alquitrán en el tabaco afectan la cura y pueden causar alveolitis seca.

Actividad

A menos que se le indique lo contrario, evite actividad física vigorosa por los 3 días siguientes a su cirugía. La actividad física aumenta su presión arterial, lo que causará un aumento en su hinchazón, dolor, y sangrado. Usted puede aumentar gradualmente su actividad, tal como trotar, de 5–7 días después de su cirugía.